La Historia predicha de la Iglesia

El Espíritu Santo Hijo de Dios edifica el Templo.

Con su advenimiento el primer día del Pentecostés, se inicia de inmediato la obra de la Edificación del Santuario Celestial, capacitando a los primeros discípulos para la obra mediante imposición de manos, haciendo de ellos ministros flama. Desde el primer día los discípulos predican y ganan almas que al ser bautizadas vienen a engrosar las filas de la Gloria del Mesías, como seres espirituales.

Los creyentes son edificados y pronto queda instituída la Iglesia Primitiva, que desde entonces cuenta con los libros del Nuevo Testamento, inspirados por el gran edificador.

La Apostasía saquea el Templo y se lleva prisioneros

La palabra de profecía en Daniel 7:25 da cuenta del advenimiento de un nuevo poder terrenal con características especiales, al cual le es entregada la Iglesia por media semana. Asimismo el apóstol Pablo recalca en 2 Tesalonicenses 2, sobre el advenimiento de la Apostasía, movimiento contrario a las enseñanzas del Evangelio que ya estaba operando en su tiempo.

La Iglesia primitiva inicia la conquista del mundo con Pablo, mientras que las tensiones entre Judea y Roma se incrementan desde el año 60, al punto en que Judea se libera de Roma en el año 67, señalado también como el año de la muerte de Pablo. De esta manera los Judíos vienen a ser en el imperio como los Talibanes o Narcotraficantes de hoy, todo lo que se pareciera a Judío era rechazado, y ahí vienen los primeros problemas, el sábado y la pascua son cambiados, para no parecerse a los Judíos; de esta manera los problemas de la política comienzan a afectar la comprensión del Evangelio en la mente y corazones de los creyentes.

La segunda Invasión Babilónica: Destrucción del Templo hasta sus cimientos.

Pero no es sino hasta algunos siglos después que la apostasía se entroniza en Roma y en el Templo de Dios, que es la Iglesia, conforme a las características del Inícuo de 2 Tesalonicenses 2. Todo el Evangelio es echado por tierra. Es en este período en que el Inícuo se sienta en la Iglesia como Dios, queriendo parecerse a Dios.

La Restauración de la Verdad por Fuego.

El Juicio de Dios comienza por su Iglesia, hablamos de la Reforma Protestante, prefigurada en la primera parte de la restauración del Templo de Jerusalén por parte de Esdras y los suyos, hasta colocar el Altar y restablecer el culto.

Los Enemigos detienen la obra: Laodicea.

Así como los enemigos de Judea logran detener la obra de la reedificación del santuario terrenal, la condición laodicense se apodera de la iglesia, y la obra de la purificación de la Verdad por fuego se extingue.

La Terminación de la Restauración de la Verdad

La Superación de la condición Laodicense de los Ministros es superada por el juicio de las muchas aguas, los creyentes se empoderan de la realidad y limpian los escondrijos de mentira, barriéndolos, y logrando la conclusión de la obra.