¿Está dividido Cristo?

El Espíritu Consolador, a través del apóstol Pablo, pone en evidencia el significado real de las 'iglesias' del Siglo 21. Prestemos atención a lo siguiente: A cada momento nos vemos precisados a identificarnos con nuestra 'iglesia' y así unos decimos: YO SOY PENTECOSTAL, YO SOY BAUTISTA, YO SOY CATÓLICO, YO SOY TESTIGO DE JEHOVÁ, otros dicen YO SOY MORMÓN, etc....

Después de esto dice: Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? (1 Corintios 3:4); de manera que, si nosotros decimos hoy lo escrito en el primer párrafo de esta página, entonces nosotros también somos carnales. Porque hay entre nosotros contiendas (1 Corintios 1:11) esto es divisiones.

¿Está dividido Cristo?

¿ACASO ESTÁ DIVIDIDO CRISTO?, preguntaba el apóstol a los Corintios, cuyo eco dice a los creyentes hoy: ¿ESTÁ DIVIDIDA LA IGLESIA CRISTIANA? (1 Corintios 1:13).

... porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?(1 Corintios 3:3-4). Y en este estado, se manifiestan en las 'iglesias', los frutos de la Carne.

El gran enemigo y todas sus potestades y principados, han de encontrarse muy conformes con la división del poder de la Iglesia Cristiana del Siglo 21.

¿Fué crucificada su 'iglesia' por Ustedes?

El Espíritu que permanecerá con nosotros para siempre, a través del apóstol Pablo nos coloca en una nueva perspectiva respecto del sectarismo: La Idolatría de la Secta y sus líderes. El orgullo y vanagloria de la secta es el orígen de toda contienda así como de toda carnalidad. Existe una diferencia entre El Evangelio Eterno, y las creencias de la Secta. Estamos llamados a defender nuestra verdadera fe, el Evangelio Eterno. No los supuestos e interpretaciones privadas de la 'iglesia' (1 corintios 4:4)

¿Fue usted bautizado en nombre de la secta?

Una realidad más que el Espíritu pone de manifiesto ante la secta a la que pertenecemos, en la que militamos, y es precisamente que la secta bautiza en nombre de la secta, porque por el bautismo has venido a pertenecer a ella. Esto es lo que testificamos cuando decimos "YO SOY (de mi iglesia)".