¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Mateo 7:1-5)

Lo que cada uno cree, su propia interpretación particular de las Sagradas Escrituras, es su verdad, es la verdad para él, y sin ninguna duda, es la medida con que mide las creencias ajenas, pues lo que tú crees será verdad mientras coincida con lo que creo, y será error, apostasía o engaño, mientras no coincida con lo que creo.

La historia de la humanidad, durante los primeros veinte siglos de la llamada era cristiana, está marcada por quienes han llevado la discrepancia en las creencias a los extremos, acerca de los cuales el Señor Jesús nos advirtió: Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. (Juan 16:1-3). Más han sido asesinados y encarcelados por discrepancias religiosas que por todas las muchas guerras ocurridas entre las naciones en ese mismo período.

A lo interno de las sectas del siglo 20 y 21, la disensión contra las creencias oficiales, esto es, la 'herejía' o 'apostasía' se castiga, en el caso de los ministros con el retiro de las credenciales ministeriales, y una vez rebajado a laico o simple miembro, es excluido de toda participación en la predicación y la enseñanza. El método para tratar a los 'indoctos que tuercen las escrituras' se encuentra comúnmente por escrito. Mas ¿qué aconseja el Señor Jesús? No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. (Mateo 7:6)

El Mensaje del Amén, del Testigo Fiel y Verdadero al Ángel de la Iglesia en Laodicea (Apocalipsis 3:14-22), pone de manifiesto que estos perros y cerdos actúan a voluntad del Ángel, el Ministerio General de la secta; que dirá en toda ocasión: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; (Apocalipsis 3:17).

Pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (1 Corintios 10:13), nos escribe el apóstol Pablo en la carta contra el sectarismo. ¿Y cuál es esta salida para los laicos o miembros? Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. (Mateo 5:29) ... si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? (Mateo 6:23) y al Ángel de la Iglesia en Laodicea, que es el ojo y lámpara de la Iglesia dice: ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Mateo 7:5)

La Santa Palabra de Dios dice que la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto (Proverbios 4:8), es ascender, generación tras generación por la escalera de Jacob, que es casa de Dios y puerta del cielo (Génesis 28:17; Juan 1:51), la Iglesia; la cual es también la Revelación de Jesús el Mesías, el Sol de Justicia.

Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. (Mateo 23:13), porque en su generación han creído, han alucinado pensando que POSEEN TODA LA VERDAD DEL CIELO, QUE CONOCEN AL SEÑOR JESÚS EL MESÍAS Y AL PADRE EN TODA SU PLENITUD, por lo que NO TIENEN NECESIDAD DE MÁS LUZ (Apocalipsis 3:17) E IMPIDEN SEAN AUDITADAS SUS CREENCIAS, LAS CREENCIAS OFICIALES DE LA SECTA.

En Juan 16:12, el Maestro de Galilea nos confirma que el Espíritu Consolador no dará a ninguna generación una carga mayor a la que es capaz de sobrellevar. Los Ministeriales parecen olvidar que ESTA OBRA ES DE DIOS, que es DIOS, A PESAR DE NOSOTROS, quien guía a su Iglesia hacia la inevitable victoria. que las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. (Mateo 16:18); y que su deber es MENGUAR ANTE EL SEÑOR.

El camino que señala el consejo Divino, es que, cada uno, cada secta, verifique su propio ojo, sus creencias, sin mirar las de los demás, y nosotros solo podemos seguir el consejo del Omnisapiente y Todopoderoso Señor Jesús el Mesías. En consecuencia, los Estudios de Vocero7 a continuación, no comentan creencias de nadie, solo estudiamos la Santa Palabra de Dios, sin hacer referencia a ninguna de ellas. El propósito Divino se mira cuando se observa una rueda de bicicleta, las sectas se encuentran a nivel del aro de la rueda, y estudiando cada uno independientemente, será como descender por ellos hacia el centro de la rueda, donde se ubica el Espíritu Santo con toda la Verdad, y allí gozosamente nos encontraremos. Dios Bendiga. En el nombre de Jesús. Amén.