La Comisión de los Ministeriales

Y Él mismo constituy a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo (Efesios 4:11-12)

Lo más importante de la Santa Palabra de Dios.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. (Mateo 23:23)

¡Hay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley; la justicia, la misericordia, y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello..

(Mateo 6:22-23 y Lucas 11:33-36). El primer Maestro, el Maestro de Galilea da las claves para la interpretación de las materias fundamentales de la fe Cristiana en el Sermón del Monte, que concluye diciendo, que el hombre que oye sus palabras y las hace, es comparable a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. ¿A quÉ se refería Jesús?

Nuestro Señor Jesucristo es La Verdad, y La Verdad nos ama a tal punto que ha dado su vida para pagar la deuda que tenemos con la muerte; de manera que respetamos La Verdad, que es el Regalo del Cielo para todos nostros. Cuando el Señor Jesús dice: La Justicia, la Misericordia y la Fe son las cosas más importantes de la Ley del Evangelio Eterno, es porque la Comisión de los Ministros comienza por allí, y en ese mismo orden. Cabe a nosotros conocer el significado de sus palabras, lo que describen y cuáles son las cosas que podemos clasificar como Justicia, como Misericordia y como Fe.

Los diccionarios definen La Justicia, como conjunto de normas y reglas que permiten regular las conductas entre las personas, permitiendo, avalando, prohibiendo y limitando ciertas conductas o acciones en el actuar humano o con las entidades sociales. En el ejercicio de la aplicación de La Justicia salen a la luz valores como la verdad, la libertad, la paz, etc. Para administrar la Justicia es necesario conocerla, para enseñarla.

Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. (Romanos 1:17). Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad. (Daniel 12:3). Quien predica el Evangelio, predica la Justicia de Dios.

Los diccionarios definen La Misericordia como la disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas. Se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado, especialmente de perdón y reconciliación. Es mas que un sentido de simpatía, es una práctica. Cuando el mundo define una práctica, en Cristo le llamamos naturaleza, pues la naturaleza de Dios es ser Grande en Misericordia y tardo para la ira, y si somos hijos de Dios, entonces Ésa es tambiÉn nuestra naturaleza; nuestros instintos Cristianos. En el ejercicio de la Misericordia, en la Gestión de la Misericordia, que corresponde a los Ministros, Ésta consistirá en Juzgar pensando en cómo perdonar al hermano.

Los diccionarios definen La fe como derivada del tÉrmino latino fides, y permite nombrar aquello en lo que cree una persona o una comunidad. Son sus creencias. TambiÉn hace referencia a una sensación de certeza y al concepto posibivo que se tiene de un individuo o de alguna cosa.. Bíblicamente la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve , por la cual muchos hombres de la antiguedad sufrieron cosas terribles, porque se mantenían mirando al invisible, confiados en que más allá de la muerte hay vida para los que conocen y aman a Dios. De manera que la fe es como el brazo que nos permite tomar las cosas que no se ven, y las cosas que esperamos; las promesas de Dios, en la certeza de que Él las cumplirá finalmente.