La realidad de la Iglesia Cristiana en el Siglo 21

Todo creyente bautizado del presente Siglo 21, ha sido bautizado en una secta, y ha sido inscrito en el libro de la vida por haber sido registrado en el libro de la secta, sin embargo, para borrar es necesario ser borrado en el libro de la vida del cielo. Algunos de nosotros han pasado de una secta a otra buscando la verdad, otros han sido llamados a esas sectas. Otros hemos visto que no hay Ojo perfecto, y esperan el llamado de Dios para obrar. El llamado de Dios.

Muchos podemos ver el testimonio que las sectas dan al mundo que queremos ganar para el Señor, y que nos hiere cuando alguno nos dice que nosotros no nos entendemos, que las sectas no saben lo que buscan, porque se contradicen unas y otras. Ese es el espectáculo de Laodicea al mundo, no el espectáculo de la UNIDAD PERFECTA que espera el Señor según Juan 17.

Muchos sabemos lo que hará nuestra secta si tocamos alguno de sus hilos doctrinales más preciados, y no queremos ser apartados. Otros lo hacen por su salario y el sustento de su familia. Otros ven todo perfecto, como aquellos miembros de la Iglesia Medieval que permanecieron en sus filas a pesar de la reforma, pues no les importan las doctrinas, creen en los hombres que dirigen y temen su poder para dañar.

La Iglesia en Corinto del primer siglo equivale a la Iglesia Cristiana del Siglo 21; ambas son Iglesias divididas en sectas. Desde que se enteró, el apóstol Pablo les escribió diciéndoles. Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? (1 Corintios 1:10-13)

Así que podemos reformular las preguntas claves de Pablo y dirigirlas a los miembros de la Iglesia del Siglo 21.

¿FUE CRUCIFICADA LA IGLESIA ______________________________ POR VOSOTROS?

¿FUISTEIS BAUTIZADOS EN EL NOMBRE DE LA IGLESIA _____________________________________?

Porque hoy, cada uno de nosotros dice: 'Yo soy Bautista, y yo Pentecostal, y yo Testigo de Jehová... y así todas las sectas', colocando estas cosas en el lugar que solo corresponde al Señor Jesús el Mesías.

El apóstol continúa diciendo: ... para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. (1 Corintios 4:6); efectivamente, hay quienes han reescrito la Santa Palabra de Dios adornándola con sus pareceres como si obtuvieran un mensaje del cielo para hacerlo, y así le agregana la Santa Palabra de Dios, haciéndose a sí mismos grandes ante sus hermanos, reclamando para ellos respeto, honra y honor, mientras deciden toda controversia a su parecer. Los comentarios de Miguel y Antonio han venido a ser objeto de consulta cuando alguno no entiende un pasaje o busca mayores explicaciones. Es este mismo delirio de grandeza lo que ha engañado al Ángel de la Iglesia en Laodicea, para afirmar que todo lo sabe y que no necesita consejos.

¿Quién determina en su secta cuando una enseñanza es oficial o no lo es? ¿Quién tiene la facultad de corregir alguna enseñanza evidentemente errada? ¿Quien retirará los anales que confirman este error de las librerías de la congregación para que no sigan siendo asimilados por las masas laicas?

En los últimos 70 años, ¿se ha cambiado alguna de las creencias en su secta? ¿cree Usted que sería posible que se cambiara alguna? o Todas son Perfectas en Verdad, de manera que no necesitan ser auditadas como aconseja el Testigo Fiel y Verdadero? o por el contrario ¿Estima necesario que se auditen y actualicen regularmente las enseñanzas de su secta?

El Hereje Martín Lutero. ¿Obró impulsado por el Espíritu y el Poder de Elías? ¿No se levantó él, contra falsas enseñanzas en su iglesia? ¿De qué lado estará cuando el Señor reclame? Espero que del lado del Señor, y no del nuestro.