El Postrer Hombre Adán

Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. (Apocalipsis 5:6)

Favor de verificar con nosotros si las ilustraciones a la izquierda y a la derecha se corresponden con lo descrito en la Santa Palabra de Dios. Quizá al principio le resulte algo profano, escandaloso, porque quizá núnca lo había pensado así, sin embargo, verificando y verificando una vez más, si son o no son conforme a la descripción de las Sagradas Escrituras, de pronto quizá nuestro entendimiento del Apocalípsis comience a tener algunas apreciaciones diferentes sobre Apocalípsis 4 y 5.

La Semejanza: El Cordero, el Pueblo de Dios.

Es el cordero quien recibe del que está sentado en el trono, el librito, y él es el que abre los sellos que cubren su interpretación, en una narración que tomará todo el resto del Apocalípsis, la Revelación de Jesús el Mesías. Al abrirse el sexto sello, se le muestra al vidente los 144,000 y la Gran Multitud de todas las naciones, tribus y lenguas, que son los dos miembros mayores del Cordero, la raíz y las ramas del Árbol que es el Señor Jesús el Mesías e Hijo de Dios.