Destrucción y Restauración de la Nación de Judá-Israel

Las profecías llamadas 'apocalípticas' como las de los profetas Daniel y Juan, les fueron dadas en forma de visiones, las que luego describieron mediante la palabra escrita para el pueblo de Dios. Veámos estos conceptos:

  1. Visión Profética: es la presentación de imágenes de parte del Espíritu de Dios en la mente del profeta, como si se tratara de una película para mostrarle el porvenir, el futuro.
  2. Profeta: Del griego coiné prophetes; compuesto de pro=antes, phemi=yo hablo, tes=agente; que es 'el que dice con anticipo', 'lo que se dice antes que ocurra'.
  3. Profecía: 'anuncio de lo que va a ocurrir en el futuro'.

Las profecías escritas en su libro por el profeta Daniel, capítulo 8, se refieren a tres (3) grandes imperios que sojuzgaron y finalmente destruyeron la nación de Judea; esto es, el Imperio Medo-Persa, el Imperio Macedónico y de sus diádocos, que son identificados por el Ángel Gabriel, y el Imperio Romano de los Césares que sucede al Macedónico en la Historia Universal; el Imperio que dstruye la Nación Judía, echando por tierra los muros de la ciudad y destruyendo el Templo de Jerusalén. Naturalmente, desde que el Ángel no lo identifica de manera directa, no existe acuerdo a unanimidad al respecto.

El Señor Jesús y la Profecía de las 2,300 tardes y mañanas

¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. (Mateo 24:2; Marcos 13:2, y Lucas 21:6) ... De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. (Mateo 24:34).

Nuestro Señor Jesús el Mesías profetiza a sus discípulos hechos relacionados con la profecía de Daniel que ellos tendrían la oportunidad de presenciar en vida. Tres evangelistas tratan el tema, cada uno a su manera, como sigue:

Las palabras del Señor por pluma de Mateo:: "Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. " (Mateo 24:15-16)

Las palabras del Señor por pluma de Marcos: "Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda a la casa, ni entre para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa. " (Marcos 13:14-16)

Las palabras del Señor por pluma de Lucas: "Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella." (Lucas 21:20-21)

No es necesario hacernos doctores en el estudio de la Santa Palabra de Dios para darnos cuenta que Mateo y Marcos llaman "la Abominación Desoladora" a lo que Lucas llama "ejércitos"; ejércitos que cometerán un acto abominable, desolando la nación de Judea en el año 70 de la era cristiana, destruyendo la ciudad y el templo de Jerusalén, según las profecías, y así como se escribió, fué hecho, por ello es que se encuentra en la Historia Universal.