El Cuerno Pequeño de Daniel 8:9-14: El Imperio Romano de los Césares

Deuteronomio 18:15-22 enseña el fundamento de la palabra de profecía: si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él, (Deuteronomio 18:22)... el tal profeta morirá. Para el siglo 21, la mayoría de las profecías bíblicas deben haberse cumplido, de manera que nosotros no veremos si se cumplieron o no, pero podemos verificarlas utilizando los anales de la Historia Universal. Las profecías se verifican con la historia.

El cuerno pequeño es el único de los tres elementos proféticos de Daniel 8 que no es identificado por el Ángel Gabriel, que se limita a decir: Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos. (Daniel 8:23-24)

En la historia del Medio-Oriente o de la Tierra Gloriosa, al Imperio Medo-Persa le sigue el Greco-Macedónico, y a éste el Imperio Romano. Veámos si el cuerno pequeño se identifica o no con el Imperio Romano de los Césares por sus obras. Dice la Palabra:

  1. Crece mucho al sur y al oriente y hacia la tierra gloriosa
  2. Se engrandece sobre el ejército del cielo y lo echa por tierra
  3. Se engrandece contra el príncipe de los ejércitos
  4. Quita el continuo sacrificio
  5. ECHA POR TIERRA EL LUGAR DE SU SANTUARIO
  6. POR LA PREVARICACIÓN QUE LE SON ENTREGADOS EL EJÉRCITO Y EL CONTINUO SACRIFICIO
  7. Echa por tierra la verdad
  8. Hace cuanto quiere y prospera
  9. DESTRUYE AL PUEBLO DE LOS SANTOS (Daniel 8:24)

Una nación que se expande conquistando al sur, al este y a la tierra gloriosa.

La ciudad de Roma fué fundada en el siglo 752 a.C., en la parte media de la península itálica. Después de sus conquistas modestas hacia el sur de la península, contra la Magna Grecia y Pirro, comienzan los enfrentamientos conocidos en la historia de la humanidad como las Guerras Púnicas, contra el Imperio de Cartago y su capital, Cartago, una ciudad que se encontraba al sur sureste de Roma. Al salir victoriosa de estas guerras, Roma crece mucho al sur para el año 202 a. C. al salir victoriosa de la segunda guerra púnica..

El mapa a la izquierda muestra a Roma y Cartago, que al final de estas guerras fué conquistado por roma. Las conflagraciones contra Macedonia, el Rey Macedonio del Este como se le pudiera llamar, por ser uno de los cuatro cuernos del imperio de Alejandro Magno, ya habían comenzado, pues ésta había apoyado al principal general Cartaginés. En la segunda guerra macedonia Roma detrota esta nación (197 a. C), entre cuyos aliados se encontraba el Rey del Norte, Seléucida, siguiendo las guerras en su contra, siendo derrotado entre los años 192-188 a.C. Las hostilidades menores continúan, y de esta manera el General Pompeyo derrota al Rey Antíoco XIII Asiático, en el año 68 a. C., en el año 63 a. C., conquista la ciudad de Jerusalén, comenzando el dominio romano de Judea.

Roma peleó primero contra el Imperio Macedonio del Este, derrotando a Filipo; luego vino contra el Imperio Macedonio del Norte, derrotando al Rey Seléucida Antíoco; éstos son los fuertes a los que le era necesario derrotar antes para poder entrar en la tierra gloriosa y tomar Jerusalén.

Roma y el Ejército del Cielo

Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó. (Daniel 8:10)

Mis mayores me enseñaron a permitir que la Santa Palabra de Dios dilucide nuestras dudas sobre sus escritos. Así que veámos cómo hemos obrado en este caso:

Buscar la frase "ejercito del cielo" en biblia electrónica RV-1960.

Se obtienen los siguientes resultados:

  1. No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos. (Deuteronomio 4:19). Esto es lo que hacen los gentiles y crean sus religiones paganas; especialmente la griega y la romana.
  2. que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido;. (Deuteronomio 17:3).
  3. y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron, en pos de quienes anduvieron, a quienes preguntaron, y ante quienes se postraron. No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra. (Jeremías 8:2).
  4. Las casas de Jerusalén, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Tofet, inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron incienso a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos. (Jeremias 19:13). Se trata de un culto pagano, de una religión pagana.
  5. y a los que sobre los terrados se postran al ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por Milcom; (Sofonías 1:5).
  6. Y Dios se apartó, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas: ¿Acaso me ofrecisteis víctimas y sacrificios En el desierto por cuarenta años, casa de Israel? (Hechos 7:42).
  7. Desechamos Jeremías 33:22; Daniel 4:35, y Daniel 8:10, por ser el orígen del estudio.

Visto que la Santa Palabra de Dios se refiere al 'Ejército del Cielo' para designar las religiones politeístas de Grecia y Roma principalmente que se inclinaban ante los astros.

Los Macedonios (Griegos) con los Seléucidas (Rey del Norte) y con los Ptolomeos (Rey del Sur) trajeron sus religiones a la tierra gloriosa mientras la dominaron; Por esta causa un rey seleucida comete desmanes contra el santuario de Jerusalén.

Cuando los romanos conquistan Grecia imponen modificaciones en su religión, de manera que las deidades griegas comienzan a ser dejadas de lado, y los sacerdotes de sus religiones pierden sus empleos; mientras que las deidades romanas toman su lugar, y sus sacerdotes son los que ofician.

El Imperio Romano y la Nación de Judea: Daniel 8:11

El príncipe de los ejércitos no es otro que el ejército de Judá, sobre el cual se engrandece el ejército romano, quita el continuo sacrificio destruyendo el Templo de Jerusalén, y echa por tierra las murallas de Jerusalén.