Las 2300 tardes y mañanas.

¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. (Daniel 8:13-14).

Las traducciones son bastante difíciles de entender, sin embargo, cuando estamos fírmemente apoyados en los estudios precedentes, y observando que el hecho fundamental está dado por la destrucción de la nación de Judá por los romanos en el año 70 d. C., es obvio que la pregunta se refiere a cuánto tiempo durará esta situación 'visión' del santuario y la ciudad pisoteadas por los gentiles, o lo que es lo mismo, hasta cuándo durará Judá bajo las maldiciones de la ley de Moisés. Y la respuesta clara es, hasta 2,300 tardes y mañanas, y luego el santuario será restaurado, la Nación de Judá será restablecida.

Setenta 70 semanas están Determinadas sobre el pueblo de Judá y Jerusalén.

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador. (Daniel 9:24-27)

En ninguna parte del libro de Daniel se establece cuándo comienzan las 2,300 tardes y mañanas, sin embargo la profecía de las setenta (70) semanas comienza desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén... . En la ilustración abajo se aprecian las subdivisiones de las setenta (70) semanas. Siete (7) semanas, sesenta y dos (62) semanas, y una (1) semana. Si las setenta (70) semanas son el subperíodo inicial de las 2,300 tardes y mañanas, estos períodos serían de 49 tardes y mañanas, 434 tardes y mañanas, y siete tardes y mañanas; de otra manera no sabríamos en qué consisten las unidades de las semanas.

Comprobante Histórico: Duración del Ministerio de Jesús el Mesías.

El primer acto como persona madura e independiente de Nuestro Señor Jesús el Mesías es su Bautismo en aguas del río Jordán, que es su Unción como Ministro, oficiada por el Ministro Ungido Juan el Bautista, en otoño. (Mateo 3, Marcos 1 y Lucas 3)

El Ministerio de Jesús dura tres y medio años (3.5). Medio año del bautismo a la primera pascua, y es crucificado en la cuarta pascua. Abajo se ilustra la semana número setenta (70), que comienza cuando un ungido, Juan Bautista, unge a otro, Jesús el Mesias. Tres y medio años después, Jesús de Nazaret, el Mesías o Ungido, es muerto en la Cruz.

Si la profecía de la semana número setenta (70) de las setenta (70) semanas se refiere al Bautismo o Ungimiento de Jesús el Mesías y al Sacrificio Expiatorio Pleno del Mesías - a la mitad de la semana; entonces las tardes y mañanas significan años solares literales.

De ser así también, tres años y medio (3.5) después, alcanzaríamos el final del período de las setenta (70) semanas, por causa de la muchedumbre de las abominaciones que cometía derramando sangre inocente de los discípulos de Jesús. Hay quienes señalan el apedreamiento de Esteban al término de las setenta (70) semanas. Concluido el tiempo apartado o determinado de las setenta (70) semanas, el pueblo cae bajo las maldiciones de la ley de Moisés, por el pecado de Prevaricación contra el Anatema, acarreandoles las serias consecuencias allí escritas.

Interpretando las 2,300 tardes y mañanas

DATO HISTÓRICO SOBRE EL AÑO DE 1844 d. C.

Al iniciar el siglo 19, varios escritores de América y Europa trataban el cumplimiento de la profecía de las 2,300 tardes y mañanas de Daniel 8, por lo que primeramente apuntaron al año 1843 y luego al 1844; unos cuantos seducidos por la idea de que el Señor Jesús el Mesías regresaría a la tierra en esa oportunidad, errando porque el día y la hora nadie la sabe, siendo echados de sus iglesias. Estos computos apuntan al año 457 a. C., como el año del decreto de un rey para permitir a los judíos retornar a Judea a reconstruir la ciudad de Jerusalén.

Según los cálculos de Guillermo Miller, la semana 70 terminaría el año 34 d. C., el Sacrificio del Mesías en el año 31 d. C., y su Bautismo en el año 27 d.C.,

El Inicio y el Final de las 2,300 tardes y mañanas

La oración de Daniel es crucial para entender que existe una relación entre el Asolamiento de Judá por Babilonia y el Asolamiento de Judá por los Romanos. El Imperio Babilónico permanece durante setenta (70) años (Jeremías 29:10)., y al final de este período dominan los Medos y los Persas, que ven a bien que las naciones esclavizadas y asoladas retornen a sus lugares de orígen.

LA PROFECÍA DE LAS 2,300 TARDES Y MAÑANAS MARCA EN SU INICIO Y EN SU FINAL, EL PERDÓN DEL ETERNO A JUDÁ POR CAUSA DE SUS PREVARICACIONES CONTRA EL ANATEMA, POR LAS CUALES CAE BAJO LAS MALDICIONES ANTES SEÑALADAS... COMIENZAN CON EL DECRETO QUE PERMITE RESTAURAR Y EDIFICAR JERUSALÉN AL FINAL DEL ASOLAMIENTO BABILÓNICO, Y TERMINAN CON EL MISMO DECRETO DEL ETERNO, QUE PERMITE A LOS JUDÍOS ERRANTES POR MAS DE 18 LARGOS SIGLOS, RETORNAR A RESTAURAR Y EDIFICAR JERUSALÉN, PONIENDO FIN AL ASOLAMIENTO ROMANO EN EL SIGLO 20.

Así la profecía de las 2,300 tardes y mañanas es como un puente que conecta el final de los dos períodos de asolamiento de Judá-Israel, a través de la órden para restaurar y edificar Jerusalén (Daniel 9:25)

Al final de las maldiciones que originan el primer asolamiento de Judá, comienza un período de siete (7) semanas, o 49 años, que tardará el pueblo de Israel en restaurar la Nación; Al final de las maldiciones que originan el segundo asolamiento de Judá, comienza un período de 104 años, que tardará el pueblo de Israel en restaurar la Nación de Israel, en el año de 1948-49.

¿Hasta cuándo durarán el ejército de Judá-Israel y el santuario terrenal entregados para ser pisoteados por los gentiles? Hasta 2,300 tardes y mañanas, luego el santuario será purificado, reinvindicado, restaurado, será traído a su estado anterior u original, volverá a ser puesto como antes. Después de 1844, la nación de Israel es restaurada como antes.