Diez Vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron a recibir al esposo

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con las lámparas. (Mateo 25:1-4)

El reino de los cielos será semejante a diez vírgenes:

EL REINO DE LOS CIELOS: El reino de los cielos en formación, en proceso de desarrollo, el gran árbol cuando todavía es pequeño, pero es de mostaza. Luego veremos que al principio de esta parábola está representado solamente por la Iglesia Cristiana gentil, su Sacerdocio.

EL NÚMERO DIEZ (10): Muchos eruditos de la Biblia aseguran que representa la totalidad pues con este número se reinicia el conteo del primer dígito; la totalidad de vírgenes. En el Internet se define la Totalidad como Un conjunto de elementos o partes que forman un todo. Es también algo completo o general, no excluyente. Esto nos enseña que la Iglesia Cristiana es un Conjunto Total o Completo, conformado de vírgenes, que son sus elementos. Este concepto indica que en un momento pueden ser solo tres (3) vírgenes, en otro momento pueden ser cuatro mil (4,000), y en otro momento pueden ser veinticinco mil (25,000), siempre la Iglesia será una totalidad de los elementos que la constituyen. Así, en la ilustración de abajo a la izquierda, representamos solo diez (10) elementos, pero estos pueden ser de cualquier número y el conjunto total seguirá siendo la Iglesia.

LAS VÍRGENES: En Genesis 37:9-10 encontramos la narración del segundo sueño de José, Hijo de Jacob, y la respuesta de Jacob, donde identifica el sol, con la esposa, la luna, con el marido, y los once hermanos de José con once estrellas. Apocalípsis 12:2 nos muestra La Mujer vestida de sol, parada sobre la luna; que representa la Religión y la Política de un reino. El padre de familia representa aquí la sociedad material organizada, el gobierno y sus ejércitos; mientras que las estrellas representan las iniciativas o instituciones civiles, los hijos de la familia.

El conjunto, la Iglesia Cristiana, representa pues la Mujer en la familia de Dios y Reino Universal de los Cielos. Los elementos o componentes de este conjunto son todas las iglesias o sectas, a condición de que no se han contaminado haciendo alianzas (fornicando) con los reyes del mundo.

Que tomando sus Lamparas...

LAS DIEZ LÁMPARAS: Nuestro Señor Jesús el Mesías, en el muy importante sermón del monte enseña: La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? (Mateo 6:22-23; Lucas 11:33-36)

El Cuerpo Ministerial es la Lámpara de la Iglesia. Conforme a Salmos 104:4 la profecía en el salmo, el Señor hace a sus Ministros flama de fuego, lo que se cumple al pie de la letra el primer día de Pentecostés que siguió al del Sacrificio del Mesías, ver Hechos 2:1-4.

Cada lámpara es el ojo de la secta: Los humanos tenemos dos ojos en la cara, y un tercer ojo, el ojo del entendimiento, del discernimiento, el ojo de la fe. En la Iglesia los Ministros tienen la encomienda de velar por la pureza del Evangelio que imparten a las congregaciones; la verdad y solo la verdad. Así también los 'ojos en flama de fuego' Apocalípsis 2:18 expresan la combinación de fuego purificador en el ojo del entendimiento. Los Ministros de las Iglesias presentan las conclusiones de sus interpretaciones de las Sagradas Escrituras en la forma de sus enseñanzas, que se hacen públicas; y al hacerlo quedan bajo el escrutinio de sus feligreses como de los ministros de otras sectas. El ojo bueno deja pasar la luz que viene del cielo, el ojo malo no la deja pasar. Ver Lucas 11:52.

Las lámparas y ojos de las iglesias represenan los administradores de la Justicia, la Misericordia y la fe en las sectas (1 Corintios 4:2; 1 Pedro 4:10; Mateo 23:23). Una profecía de Daniel enseña: Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud como las estrellas a perpetua eternidad. (Daniel 12:3)

Dado que la Justicia es lo que enseñan, entonces la Justicia es la Ley, la Santa Palabra de Dios, el Evangelio Eterno contenido en ella, la Palabra en su Verdad; para sembrarla en la mente y el corazón de los creyentes, edificando allí el Templo de Dios. Sin embargo, estos Ministros son a la vez discípulos del Espíritu de Dios, conocedor de toda la Verdad de principio a fin y en la eternidad.

Para dar a conocer a los hombres la Verdad del Cielo, por causa de la capacidad humana para conocerla, se requieren muchas generaciones de Ministros, para que éstos a su vez enseñen a sus feligresías laícas. Los Ministros, ni ningún hombre es capaz de sobrellevar en el principio el peso de Toda la Verdad, porque su mente y su corazón no son capaces de entenderla, de sobrellevarla. Ver Juan 16:12. Sino que cada generación recibe luz, más oro celestial, y lo asimila, y luego la siguiente generación comienza donde la anterior la había dejado. Así cada generacion es como un nivel académico en cuanto al conocimiento de la verdad en esta Escalera de Jacob.

El Espíritu de Dios tiene desde el principio toda la Justicia a ser impartida a los Ministros para que éstos enseñen luego a las feligresías. Ahora pués, La Justicia que se enseña es el ORO, LA RIQUEZA CELESTIAL DEL MINISTRO Y SU IGLESIA. El Conocimiento Acumulativo de la Verdad del Cielo. Es posible perder Oro, cuando el Error aumenta en el conocimiento de la Verdad en la Iglesia; y es purificado, cuando todo el Oro es puesto bajo el crisol de fuego de la Verdad Eterna. Durante la noche, la primera mitad del día, se pierde Oro, pues la verdad es puesta en manos del Enemigo Apóstata destructor, pero luego, con el amanecer, ésta comienza a ser restaurada y más adelante elevada hasta alcanzar el nivel del camino antes perdido. El oro es así purificado.

... que salieron...

Las Flores salen del Botón, las Mariposas salen del Capullo, no sin lucha; el Odre Viejo se desparrama cuando recibe Vino Nuevo, el Vino Nuevo requiere de un Odre Nuevo para permanecer.

¿De dónde salieron las vírgenes o iglesias que pueblan LA IGLESIA de hoy? Estas comenzaron a salir a la luz con la Reforma Protestante, comenzando con la iglesia Luterana, tras varios siglos de lucha, de la Iglesia Romana de Occidente, que fué el Botón... luego salieron otras, como la Calvinista, y quizá hasta antes, la Iglesia Anglicana, luego salieron otras iglesias, aún de las primeras iglesias...

Las iglesias SALEN de otras iglesias por diferencias de interpretación de las Sagradas Escrituras entre sus Ministros. Toda creencia diferente a las creencias oficiales de cada iglesia o secta, es Herejía y es Apostasía por definición. Es también vino nuevo para la Iglesia u odre viejo,(Mateo 9:17; Marcos 2:2; y Lucas 5:37-38) que no resiste ningún tipo de vino nuevo, y se rompe, se divide, y echa fuera los Ministros que presentan el vino nuevo, de manera que éstos formarán tienda aparte como un Odre Nuevo, con su Vino Nuevo. Las Palabras del Señor se cumplen al pié de la letra cada vez que surge una nueva secta.

Se cita la obra del fraile Martín Lutero. Quien descubre errores en las enseñanzas y creencias de su iglesia, la Iglesia Medieval. Plantea una reforma de estas enseñanzas, y de pronto se ve perseguido a muerte y echado de su Iglesia, por lo que tiene que fundar una nueva iglesia, la Luterana, entre cuyas creencias quedan eliminadas las que él hebía entendido contrarias a la Santa Palabra de Dios. Con Martín Lutero se encendió el fuego que ha dado orígen a todas las sectas protestantes. La primera virgen en salir fue, pues, la iglesia Luterana.

...a recibir al Esposo.

Mirando el Libro de la Naturaleza observamos que las iglesias comenzaron a salir de la iglesia medieval en las postrimerías del medioevo, a recibir a su esposo, un esposo que aún no había llegado, quedando ellas en espera.

A primera vista se puede interpretar que el Esposo es Nuestro Señor Jesús el Mesías en su segunda venida para recibir el reino; ésta es la interpretación clásica, sin embargo Primero es el Juicio en la Casa de Dios, luego el Juicio de las Naciones.

La Sagrada Palabra de Dios nos enseñará que las diez vírgenes recibirán a la medianoche un aviso, una noticia, que representará para ellas Juicio, porque se dividirán en dos grupos como cuando son zarandeadas, y se hace evidente que cinco (5) eran paja, y cinco (5) eran trigo. Este aviso pone en evidencia quién es el Esposo que esperaban.