El Juicio de las Muchas Aguas

La Iglesia es la Casa del Dios Viviente, columna y baluarte de la Verdad (1 Timoteo 3:15), y su edificación es prometida como la obra cumbre del Mesías, hijo de David, cuando dice la Palabra: El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. (2 Samuel 7:13) un edificio cuya edificación comenzó el día del pentecostés en que el Espíritu Consolador de la Verdad descendió sobre los discípulos de Jesús en Jerusalén, cuyo fundamento es Jesucristo. (1 Corintios 3:11)

Es un edificio que Dios levanta en nuestras mentes y corazones, donde es edificada su Santa Palabra (Jeremias 31:33) mediante el estudio y el oir de Su palabra en las congregaciones, generación tras generación; una obra de Santificación que está por cumplir veinte siglos de iniciada, y aún no está concluida. De manera que se habla de la Iglesia Apostólica o Primitiva, y luego de las edades de Efeso, Esmirna, Pergamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea, con la Iglesia Triunfante al final del camino como el fruto de la obra del Espíritu Santo Consolador.

Una Profecía Ineludible

Por tanto, varones burladores que gobernáis a este pueblo que está en Jerusalén, oíd la palabra de Jehová. Por cuanto habéis dicho: Pacto tenemos hecho con la muerte, e hicimos convenio con el Seol; cuando pase el turbión del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos; por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure. Y ajustaré el juicio a cordel, y a nivel la justicia; y granizo barrerá el refugio de la mentira, y aguas arrollarán el escondrijo. Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el Seol no será firme; cuando pase el turbión del azote, seréis de él pisoteados. (Isaias 28:14-18)

La Obra de la Iglesia Medieval sería probada por fuego

El Juicio mediante LLAMAS

Tras la partida de la primera generación de discípulos, la Iglesia, sembrada en el mundo, viene a ser dirigida por gentiles creyentes, a los cuales se les advierte claramente: Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. (2 Samuel 7:13)

Nos parece bastante, muy claro. Los Ministros o Clérigos organizados como la Dirección de cada iglesia, son responsables fundamentalmente de la Ministración de la JUSTICIA, LA MISERICORDIA Y LA FE (Mateo 23:23), lo más importante de la Santa Palabra de Dios, ante la feligresía láica que están llamados a edificar.

La Reforma y Elías en el Monte Carmelo

El Señor había advertido por sus profetas y apóstoles que durante la PRIMERA MITAD de la SEMANA que tardaría la obra de la edificación, la Iglesia sería puesta en manos de la Apostasía; por tiempo, tiempos y medio tiempo; (Efeso, Esmirna, Pérgamo, y la mitad de Tiatira); obrando con el mismo Espíritu de Babilonia, la Roma Pagana como la primera invasión, y la Roma Pontificia como la segunda invasión con destrucción del Templo y la nación judía.

El mensaje al Ángel de Tiatira en (Apocalipsis 2:20-23) pone en evidencia que en la iglesia dirigen los espíritus de Acab y Jezabel, a los que el Señor envía al profeta Elías, que reta a los profetas de jezabel en el Monte Carmelo, para el Juicio que es por fuego.

Y la Palabra de Dios se cumple con precisión quirúrgica. Se produce un encuentro donde Martín Lutero es confrontado por los maestros de la iglesia medieval, y las palabras que dijo, aún resuenan en nuestros corazones. A menos que no esté convencido mediante el testimonio de las Escrituras o por razones evidentes —ya que no confío en el Papa, ni en su Concilio, debido a que ellos han errado continuamente y se han contradicho— me mantengo firme en las Escrituras a las que he adoptado como mi guía. Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén. Este es el Monte Carmelo en cumplimiento, con el Espíritu y el poder de Elías.

Edificada sobre la Roca

El Juicio mediante AGUAS: Las aguas arrollarán el escondrijo

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.(Mateo 7:24-27)

La Casa edificada en ideas humanas: siguiendo hombres

La parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13) hace mención temprana de que unas vírgenes habían 'salido' siendo fatuas, imprudentes, insensatas, y otras eran sabias, prudentes, sensatas, muchas de la iglesia medieval directamente, otras de otras vírgenes, y aún otras de varias vírgenes. ¿Porqué lo eran al salir? Porque los edificadores de unas fueron fatuos, imprudentes, insensatos, y los edificadores de otras habían sido sabios, prudentes, sensatos. Habían edificado unas sobre la arena, y otras sobre la Roca de la Eternidad. Unos habían hecho provisión de Aceite de la Unción del Espíritu para sus iglesias, para que su Ministerio pudiera continuar la obra de purificación de la verdad siguendo al Espíritu de Verdad; y los otros prefirieron cerrar el paso a toda manifestación de modificación de sus enseñanzas, diseñando procesos para neutralizar toda herejía.

Las sectas surgen por un impulso de fuego de sus fundadores, pioneros o edificadores, que han auditado las creencias de la iglesia u odre madre, y han forjado un vino nuevo que no es tolerado por el ministerio de la iglesia u odre materno, por lo que se han constituido en nuevos odres para guardar su nuevo vino. Entonces la parábola nos habla de las iglesias fatuas y prudentes dormidas con sus lámparas apagadas, éste es el estado Laodicense de todas, fatuas y prudentes.

Es la noticia de la medianoche, que hace ver a todas la necesidad de encender sus lámparas y salir a buscar al Esposo. Y es en esta preparación donde sale a relucir finalmente la diferencia, unas no podrán encender sus lámparas fatuas, mientras que las otras lo podrán hacer; y unas no entrarán, mientras las otras tendrán éxito y entrarán a las Bodas. Esta noticia pone en evidencia que no tenían toda la verdad consigo, a pesar de lo cual la obstinación en unas se impone, obrando de manera imprudente para permanecer en tinieblas.

El Siglo 21 viene a ser diferente a todo lo anterior; por primera vez en la historia de la humanidad. Las comunicaciones se socializan, se globalizan, y cada ciudadano tiene en sus manos herramientas de comunicación independientes de los gobiernos y las administraciones aún de la iglesia. Los laicos de todas las denominaciones se pueden comunicar unos con otros, y pronto surgen los lugares donde comienzan a presentar las enseñanzas recibidas, entre otras cosas. Los gobiernos tiemblan y se abren a la llamada 'transparencia' ya no hay secretos posibles, aún las páginas más secretas de sus agencias son publicadas en esta gran red de comunicaciones.

El futuro es claro, los creyentes de todas las iglesias podrán confrontar sus creencias, libres de sus ministeriales clérigos, sin poder de decisión, más sin embargo en la nube del Internet, por las redes sociales, de las discrepancias saldrán acuerdos, convencimientos, y luego concensos, conformandose una conciencia general de creyentes que luego rogarán, pero más adelante exigirán cambios en las enseñanzas. La respuesta esperada de los ministeriales ante su iglesia que les pide ENCENDERSE, esto es, auditando sus propias enseñanzas y creencias contra las Sagradas Escrituras a fin de REFINAR EL ORO EN FUEGO, no podrá ser otra que ENCENDER o NO ENCENDER, sellando el destino de la secta.

Las sectas que no lograrán ENCENDER su MINISTERIO, serán declaradas FATUAS. Las que lo logren, serán manifiestas como PRUDENTES, identificarán al Esposo, y avanzarán hacia las bodas. Amén.