Cinco de ellas eran Prudentes y Cinco Insensatas

Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. (Mateo 25:2-4)

Pero de dónde, ¿por qué causa unas son prufentes y otras insensatas? Nuestro Señor Jesús enseña: Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. (Mateo 7:24-27)

En otra parte leemos que el Espíritu; El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. (Efesios 4:10-12), lo que hace desde el día del Pentecostés (Hechos 2:1-4).

No es difícil entender que los Ministros edifican iglesias, como Lutero (Luterana), y Calvino (Calvinista). Luego, la prudencia o insensatez de una secta está determinada en sus orígenes, según la prudencia y la insensatez de los ministros que las levantaron.

Una vez más, Nuestro Señor Jesús el Mesías coloca ante nosotros la relación que existe entre la Iglesia y sus Ministros, su Lámpara, su Ojo, sus Sobreedificadores... Las Casas son las Iglesias, las iglesias prudentes, las que fueron edificados por Ministros Prudentes, las insensatas, las que fueron edificados por Ministros Insensatos. Las Prudentes estan cimentadas sobre la Roca de los Siglos, las Insensatas, están cimentadas en las tradiciones e interpretaciones de los hombres, tomadas como verdades roca, como verdades inamovibles, como el TodoPoderoso y Eterno Dios.

Es obvio que la Iglesia Insensata no resistirá la prueba a que será sometida, e irá a los hombres en ayuda, como el pueblo que confio en Egipto, Iglesia Cizaña... mientras que la Iglesia Prudente oirá la voz de su Señor y Dios, y la conocerá, y será probada como iglesia Trigo.

Sobre la Insensatez de confiar en la Sabiduría de los Hombres, Ministros o Científicos.

Micro roquitas, desprendidas de La Roca porque no se mantuvieron pegadas a ella y fueron removidas por las aguas y los vientos en su oportunidad, y fueron llevadas por ellos de aquí y para allá, quedando en la playa. La insensatez de confiar en la luz de las estrellas, cuando el sol de Justicia ha salido y no las deja ver.

Ciertamente, las feligresías aprenden de sus Ministros todo el conocimiento de la Verdad revelada, sin embargo no debe ser así con los Nuevos Ministros, que deberán tomar esta Verdad revelada como el punto de partida de su Ministerio, y es así en la práctica; los Ministros salen de las escuelas de teología antes de inicar sus Ministerios. Mientras se es discípulo, las calificaciones dependen de nuestra capacidad para contestar las preguntas como nos la enseñó el Maestro; cuando ya somos Ministros, nuestro Maestro viene a ser el Maestro Celestial, el Espíritu de Verdad y nuestra responsabilidad, guiar la feligresía a mayor altura el el conocimiento de Dios.

Una Vez Ministros, a ocuparnos de las cosas más importantes de la Santa Palabra de Dios, la justicia, la misericordia y la fe (Mateo 23:23), y luego no serán nuestros maestros terrenales quienes darán cuenta por nuestro ministerio. Es necesario revisar, auditar, toda enseñanza a la luz de la Ley y El Testimonio, para fundar nuestra persona, familia e iglesia, sobre la Roca.

Pero también hay muy buenos alumnos, que siguen siendo alumnos, como los animales que repiten algunas palabras que escuchan; dejando de lado al Espíritu Santo Consolador que nos conducirá a verdades más elevadas, porque seremos mejor capacitados para soportar, para sobrellevar cargas que nuestros maestros terrenales no pidían soportar. (Juan 16:12)

Pero aún más que eso, la insensatez, al poner su confianza en el hombre (ministros, científicos) y sus tradiciones y enseñanzas de hombres, hace de sus deducciones, de sus interpretaciones, de las tradiciones, su propia roca, su propio oro; una roca que es falsa, un oro que no se encuentra purificado.

Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. (Jeremias 17:5)

El hombre que confía en el hombre explica la Santa Palabra de Dios por los escritos de sus antepasados, quienes vivieron en una era más oscura, con menos luz del cielo que ellos mismos... no confían en que la Verdad es revelada a los Justos de la manera en que el sol va en aumento hasta que el día es perfecto... Que todo Nuevo Vino es mejor que el Vino Viejo, siempre y cuando no se aparte del Testimonio de la Santa Palabra de Dios.

El hombre que confía en el hombre, mantiene bajo sus ojos los escritos de hombres, considerándolos como la Verdad Roca Inamovible, menospreciando la Revelación de Dios... De ahí que las Vírgenes Insensatas NO TOMAN ACEITE DE LA UNCIÓN DEL ESP͍RITU SANTO CON ELLAS, sino que los libros y folletos de sus antepasados como guías para su futuro, y quí estará su perdición, pues se han hecho hijas del Enemigo, y no hijas del Reino, se han hecho Cizaña, y no Trigo.

La Prudencia de Confiar en Dios, la Roca de los Siglos.

El hombre, la iglesia que confía en su Dios, se siente seguro encima de la roca sabiendo que el Creador le está purificando, que el Creador está Purificando su Evangelio, no porque el Evangelio Eterno sea impuro, sino porque la Pureza del Evangelio ha sido corrompida por los hombres, que detienen con impiedad la justicia del cielo. El hombre, la iglesia que confía en su Dios, se mantiene ungida, y con esta unción sus verdades, son purificadas cada día por el poder del Altísimo... No tiene santos favoritos, sino una Verdad más Elevada, más cercana a Dios, cada día, cada vez. No confía en los escritos de hombres, sino en la Santa Palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

El hombre, la iglesia que confía en su Dios, sabe que casa espiritual, su iglesia, ha sido purificada con fuego ministerial, y será purificada por las muchas aguas y los vientos que hoy soplan sobre las doctrinas y enseñanzas conocidas, provocando que aquellas que no están cimentadas en la Verdad, en la Roca de los Siglos, NO PERMANECERÁN... SINO QUE SERAN BARRIDAS, POR VOLUNTAD DEL SEÑOR... y el que se aferra a la mentira, será barrido con ella. Dios nos ampare y proteja, nos de luz, y nos permita oir su voz, porque es Nuestro Pastor.

Las Comunicaciones del Siglo 21 y las Muchas Aguas

Las primeras sectas protestantes surgen de la iglesia medieval, otras surgen de esas iglesias, y hasta de movimientos y reavivamientos en una o más sectas, por el liderazgo de ministros que quisieron reformarlas, que fueron echados de ellas, y que formaron tienda aparte. Estos eran Ministros Encendidos en flama de fuego, porque escudriñaban las Sagradas Escrituras, auditando, queriendo o sin querer, las creencias oficiales de sus iglesias, éstos eran VERDADEROS CRISOLES DE LA VERDAD.

La tierra, por no decir el mundo, de los siglos previos al siglo 20, adolecían de las herramientas masivas de comunicación que hoy gozan todas las familias, con un computador y teléfonos inteligentes conectados todos a través del internet. Esta conectividad, ha dado por resultado la publicación de todos los más grandes y ocultos secretos de las naciones poderosas, obligándolas a hacerse cada vez más transparentes al público; no hay hecho que no sea publicado y divulgado a veces de inmediato por las redes sociales. Así también, las veces en que las sectas han dicho: "Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad" (Apócalípsis 3:17), las veces que han lanzado sus perros y cerdos (Mateo 7:6), a quienes han pretendido corregir sus errores, las veces que persigueron, calumniaron y hasta mataron a estas personas (Juan 16:2), creyendo, pensando que hacían un servicio a Dios y no a su verdadero Padre, el Enemigo y Asesino. Las veces que trataron como hermanito indocto o ignorante con dureza para hacerlo desistir por temor, para no ser echados de su iglesia; y tantos otros que no se amilanaron y fuero echados fuera de la Iglesia del Señor Jesús, no por pecado, sino por enseñanzas. Las veces en que cerraron sus oídos a la Santa Palabra de Dios y se dedicaron a buscar pecados en las personas que presentaban objeciones.

Hoy, cualquier hermano laico, tiene la oportunidad de entrar a los grandes foros públicos donde se ponen en la palestra todos los temas y enseñanzas de las Sagradas Escrituras, es decir, estas herramientas les permiten participar más del más amplio y perfecto tabernáculo de Dios, contactando sus hermanos de otras sectas, conociendo sus creencias, haciendo demostraciones de lo que han aprendido y reconociéndolos como sus hermanos en Cristo. Todo el que así lo quiera, puede acceder a las argumentaciones de todos los hombres, en la actualidad y en el pasado, sobre todo tema que se encuentre allí escrito, en videos o en voz.

Hermanos míos, en estos foros hay fuego, pero un fuego representado por las muchas aguas, que son los pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas que hoy son del Señor Jesús, que han sido adquiridos por él con su sangre. Son estas muchas aguas, las que se volverán a sus Ministros, y les pedirán cuentas por lo que enseñan y creen, pero no a la luz de las Sagradas Escrituras, no a la Ley ni al Testimonio; y si no encienden así, entonces serán dejado solos; y las sectas imprudentes que ellos edificaron quedarán fuera, donde será el lloro y el crujir de dientes. Estas son las muchas aguas, que borrarán el escondrijo de toda mentira en sus propias sectas.